Baila, baila, baila

Baila, baila, baila, no te canses, a pesar de los problemas no dejes de bailar, te ha tocado difícil, tu vida ha sido de altos y bajos, cuanto lamento no poder estar contigo en estos momentos, tus últimos años, no ha sido fácil para mí, el tener que alejarme, te extraño tanto, gracias por ser tan incondicional conmigo, por haber estado en los momentos que más lo necesitaba, te quiero, te amo, aprendí amarte a través del tiempo, siempre estaré agradecida, alimentaste este amor con tus maravillosas acciones, no olvido tus manualidades, era tan hermoso todo lo que hacías, esas tortas de piña que siempre preparabas, los más deliciosos postres, era tan divertido ir a tu casa, probar tus comidas, eran excelente al paladar.


Cuantos recuerdo de mi infancia junto a ti, un diciembre no podía faltar un hermoso regalo de tu parte, en carnavales te dedicabas a realizar nuestros hermosos trajes o disfraces, fueron tantos detalles de tu parte, crecí y seguí muy cerca de ti no dejábamos de vernos. Te respeto por ser quien eres, trabajaste toda tu vida, una mujer independiente, amable, educada, con buen sentido del humor, con gran carácter, con valores y principios, así eres, así te veo, no te faltaría el respeto nunca, así fue siempre, porque aprendí de la mejor madre del mundo que me enseñó a respetarte y amarte como ella lo hizo. Eres una de las personas más importantes en mi vida, te tengo presente, a pesar de los miles de kilómetros de distancia, de mi mente no hay quien te separe.


El tiempo sigue pasando, ya no tienes la misma vitalidad, ya no tienes las mismas fuerzas, para realizar tus manualidades ó seguir con la repostería que tanto disfrutabas hacer. Con los años te has vuelto dependiente de otros, no quieres estar sola, tus años pesan, pero, hay algo que no cambia y es el amor, aún sigues siendo la alegría de muchos, por eso, baila, baila, baila, no te canses abuela, no te canses de bailar.
Baila, baila, baila que tu corazón no deje de bailar!

Lfdez

Vida dentro de mi


Una mañana desperté y note algo extraño en mi, sin embargo, no le preste atención, ese día iba de paseo, me di un baño, me arregle, me maquille, mi rutina de costumbre, pero algo sucedió… al colocarme mi perfume, sentí su aroma diferente, no lo tolere, no comprendía que sucedía en mi y lo único que hice fue ducharme de nuevo para quitarme ese olor repugnante de mi cuerpo, con mil dudas en mi cabeza y sin entender nada, pasaron los días y ya no era solo el perfume, me pasaba lo mismo con el olor del desinfectante, el suavizante de ropa, el perfume que usaba en ese entonces mi pareja, perfume que le regale en una oportunidad porque me encantaba su fragancia, en fin no toleraba los olores fuertes y fue en ese momento en que sospeche de algo inesperado.

Les cuento, cuatro semanas antes de manifestar todos estos síntomas, pasaba por un momento de mi vida muy doloroso, quizás el más fuerte de todos, estaba muy afligida por el suceso, en el cual mi mente se mantuvo ocupado pensando sólo en ese momento, caí en un abismo del cuál creí que no iba a salir.
Al pasar los días dentro de mi ocurrían cambios y no me daba cuenta y recordando mis días atrás me percate que el primer síntoma fue la ausencia de mi ciclo menstrual, el cuál, en ese mes no llego. Ahora que había recordado crecía más mis sospechas y dudas ¿que podía ser? no estaba segura, hasta ir hacerme la famosa prueba o test de embarazo. Con resultados en mano la prueba dio positivo y ya tenia 8 semanas, que maravilla otro corazón latía dentro de mi, en ese instante sentí cómo mi vida vibró de nuevo, un rayo de luz llegó a mi vida para quedarse y ayudarme a salir del dolor que estaba pasando, estar embarazada fue mi mejor terapia para pasar mi duelo, si mi duelo, porque días antes de enterarme de mi embarazo, había perdido la batalla un ser muy especial, mientras, una nueva vida crecía dentro de mi. ¿Cómo cosas maravillosas siguen ocurriendo antes las adversidades? es en ese momento cuando más suceden, para darnos a entender nuestros propósitos y muchas veces no lo vemos, el sufrimiento nos ciega y fue en un momento así, donde, la vida me sorprendió una vez más, en un momento donde vi a alguien tan cercano perder la vida, otra vida crecía dentro de mi, la esperanza volvió a mi, supe que tenía que dar lo mejor de mi y creer en mi para salir y afrontar mi realidad, una muy bonita realidad en medio de tanto caos emocional.

La vida te hace vivir momentos inexplicables, no conseguimos las respuestas a muchas preguntas, solo nos queda asumir nuestra realidad, un ser crecía dentro de mi día a día y fui afortunada por vivir y experimentar dicho momento, el amor lo puede todo y en momentos oscuros siempre llega la luz, aprendí a sonreír en momentos grises de mi vida y hoy mi hija es mi total felicidad, lo que tengo, lo que soy, mi familia, lo poco que tengo es tan valioso y tan esencial que es lo único que necesito para encontrar la felicidad. Ya han pasado 5 años de este acontecimiento, mi vida cambió para comenzar otra etapa y vivir la maravillosa experiencia de ser madre, de vez en cuando hay que agradecer a la vida por lo que tenemos aunque muchas veces nos haga pasar por momentos inexplicables e injustos y aprender a ver el lado positivo de las cosas será la mejor salida o escape a situaciones negativas.

Soy Resiliente

Lfdez